Por qué celebrar el Día Mundial del Corazón

Back to Blog

Share this post

Por qué celebrar el Día Mundial del Corazón

El 29 de septiembre de cada año se celebra el Día Mundial del Corazón con el fin de crear conciencia sobre las enfermedades cardiovasculares (ECV). El objetivo es sensibilizar a profesionales y pacientes sobre cómo prevenirlas, identificar las señales de advertencia, qué hacer para combatirlas y cómo ayudar a quienes las padecen.

El Día del Corazón es parte de una campaña internacional para combatir las enfermedades cardiacas y los accidentes cerebrovasculares. Esto se debe a que estas condiciones son la principal causa de muerte en el mundo. Asimismo, la Federación Mundial del Corazón ha declarado que aproximadamente 17 millones de personas mueren cada año por tales enfermedades. Es decir, más que las víctimas del cáncer, el VIH/Sida y la malaria.

Además de concientizar, el 29 de septiembre es una celebración que se centra en crear y promover entornos favorables para la salud cardiaca. Se busca conseguir que las personas sean capaces de tomar decisiones saludables para el bienestar de su corazón, sin importar su ritmo de vida o en donde vivan.

El Día Mundial del Corazón es el día perfecto para dejar de fumar. También para empezar a hacer ejercicio y comenzar a comer de manera saludable, todo para poder mantener tu corazón en buen estado de funcionamiento y sobre todo mejorar tu salud y bienestar.

El 29 de septiembre de cada año se celebra el Día Mundial del Corazón con el fin de crear conciencia sobre las enfermedades cardiovasculares (ECV). El objetivo es sensibilizar a profesionales y pacientes sobre cómo prevenirlas, identificar las señales de advertencia, qué hacer para combatirlas y cómo ayudar a quienes las padecen.

El Día del Corazón es parte de una campaña internacional para combatir las enfermedades cardiacas y los accidentes cerebrovasculares. Esto se debe a que estas condiciones son la principal causa de muerte en el mundo. Asimismo, la Federación Mundial del Corazón ha declarado que aproximadamente 17 millones de personas mueren cada año por tales enfermedades. Es decir, más que las víctimas del cáncer, el VIH/Sida y la malaria.

Además de concientizar, el 29 de septiembre es una celebración que se centra en crear y promover entornos favorables para la salud cardiaca. Se busca conseguir que las personas sean capaces de tomar decisiones saludables para el bienestar de su corazón, sin importar su ritmo de vida o en donde vivan.

El Día Mundial del Corazón es el día perfecto para dejar de fumar. También para empezar a hacer ejercicio y comenzar a comer de manera saludable, todo para poder mantener tu corazón en buen estado de funcionamiento y sobre todo mejorar tu salud y bienestar.

Es importante señalar que los cigarrillos son igual de nocivos que consumirlos, los no fumadores también se pueden ver afectados al estar expuestos al monóxido de carbono del humo. Este puede reducir la cantidad de oxígeno que puede transportar la sangre.

Síntomas de enfermedades cardiovasculares

Los síntomas de las ECV pueden variar entre hombres y mujeres. Sin embargo, entre los síntomas más comunes están:

  • Dolor de pecho
  • Dificultad para respirar
  • Tos
  • Cansancio
  • Palpitaciones rápidas o irregulares
  • Estrechamiento de vasos sanguíneos
  • Náuseas
  • Hinchazón de pies y manos

La mejor forma de cuidar tu corazón es acudiendo al cardiólogo al menos una vez al año a partir de los 45 años de edad

¿Qué es el corazón?

El corazón es un músculo del tamaño de un puño que bombea sangre a través del cuerpo. La sangre se transporta a través del cuerpo (circulación) a través de vasos sanguíneos o tubos, llamados arterias y venas. El corazón junto con los vasos sanguíneos forman el sistema cardiovascular.

¿Cómo funciona el corazón?

El corazón es el órgano que más trabaja en el cuerpo humano, no solo se encarga de bombear la sangre rica en oxígeno y nutrientes a los tejidos del cuerpo a través de los vasos de la sangre. Igualmente, mantiene la sangre en movimiento en el cuerpo de forma unidireccional, es decir, que va en un circuito cerrado.

Las arterias transportan la sangre oxigenada desde el corazón hacia los tejidos del cuerpo. Mientras que en los tejidos se extraen los nutrientes y vuelve a través de las venas. Las venas transportan la sangre de vuelta al corazón.

El sistema eléctrico del corazón controla la frecuencia y el ritmo de los latidos. Un corazón sano suministra al cuerpo la cantidad adecuada de sangre al ritmo necesario para funcionar bien. No obstante, si se presenta una enfermedad o lesión, el corazón se debilita y los órganos del cuerpo no recibirán suficiente sangre para funcionar con normalidad.

El corazón late aproximadamente 42 millones de veces al año. Es decir unas 115 mil veces al día, con un promedio de 80 veces por minuto.

Durante la vida promedio de una persona, el corazón latirá más de 3.000 millones de veces. Incluso cuando estamos dormidos, el corazón continúa en funcionamiento.

El corazón y las emociones

Se solía pensar que las emociones eran expresiones puramente mentales generadas por el cerebro y que la única función que fungía el corazón era latir para que la circulación sanguínea se realice correctamente. Empero, eso no es verdad: tanto el corazón como el cerebro tienen relación con las emociones.

De todos nuestros órganos corporales, el corazón tiene un papel importante en la experiencia emocional, que deriva de la participación en conjunto con el cerebro y el cuerpo.

En estudios hechos se ha definido un vínculo marcado entre el corazón y el cerebro. El primero está en constante diálogo bidireccional con el cerebro. Las emociones cambian las señales que el cerebro envía al corazón y el corazón responde de manera compleja. Esto quiere decir que el corazón envía información adicional al cerebro de la que el cerebro envía al corazón. No obstante, el cerebro responde al corazón de distintas maneras.

El ritmo cardiaco se vuelve más errático cuando se experimentan emociones como ira, frustración, ansiedad o inseguridad. Estos patrones erráticos se mandan a los centros emocionales del cerebro y los reconoce como sentimientos negativos o de estrés. Las señales que recibe el cerebro son las que crean los sentimientos reales que experimentamos en el área del corazón y el cuerpo.

En cambio, cuando se experimentan emociones como el amor, el aprecio, compasión, etc., el ritmo es suave. Los ritmos cardiacos son armoniosos cuando se presentan emociones positivas y reflejan la eficiencia cardiovascular y el equilibrio del sistema nervioso. Al enviar al cerebro señales positivas es posible que se cree una sensación de calor en el área del corazón.

Por ende, superar las reacciones emocionales estresantes o negativas tienen inmensos efectos positivos en el sistema cardiovascular y, sobre todo, en la salud en general. Si se experimentan constantemente emociones negativas, se puede ejercer presión sobre el corazón y otros órganos, y eventualmente conducir a problemas de salud graves.

La depresión es igual un factor de riesgo y sumamente perjudicial, así que es importante tratarla cuanto antes para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Ahora es más sencillo ver cómo el corazón y las emociones están vinculadas realmente y no solo en una suposición filosófica.

Recuerda: mente sana, corazón sano

Fuentes de consulta:

• COMISIÓN HONORARIA PARA LA SALUD CARDIOVASCULAR. (n/a). Cómo funciona tu corazón. 8 de septiembre del 2021, de COMISIÓN HONORARIA PARA LA SALUD CARDIOVASCULAR Sitio web: http://cardiosalud.org/corazon-y-salud/como-funciona-tu-corazon/

• Heart and Stroke. (n/a). Emotions and Feelings. 8 de septiembre del 2021, de Heart and Stroke Sitio web: https://www.heartandstroke.ca/heart-disease/recovery-and-support/emotions-and-feelings

• National Heart, Lung, and Blood Institute. (n/a). How the Heart Works. 8 de septiembre del 2021, de National Heart, Lung, and Blood Institute Sitio web: https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/how-heart-works

• U.S. Department of Health & Human Services. (2019). Know Your Risk for Heart Disease. 8 de septiembre del 2021, de Centers for Disease Control and Prevention Sitio web: https://www.cdc.gov/heartdisease/risk_factors.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to Blog